Reglas nemotécnicas para mejorar la eficacia del estudio

reglas nemotécnicas

Aunque muchas personas que comienzan a preparar una oposición acaban de finalizar su formación superior y están entrenadas para el estudio, hay otras que llevan tiempo incorporadas a la actividad profesional y tienen los hábitos algo olvidados. Necesitan recuperar la costumbre, algo que al principio les costará, como cualquier tarea que se retoma después de cierto tiempo.

Por otro lado, una buena parte de los opositores se enfrentan a materias de las que no tienen experiencia, como a menudo ocurre con los apartados de legislación. Salvo que se haya cursado alguna carrera vinculada al mundo del Derecho, esos temas son nuevos y resultan áridos. Además, para fijarlos correctamente es necesario recurrir a la memoria, al menos para los aspectos más fundamentales.

Precisamente, en la edad adulta solemos creer que vamos perdiendo capacidad de memoria, cosa que tampoco es cierto. Lo que nos falta es entrenamiento. Por eso, junto a la organización, la constancia, o el uso de esquemas y test, es bueno refrescar las técnicas de estudio. Entre ellas, están las reglas de la nemotecnia, un conjunto de recursos con los que realizamos asociaciones mentales para poder recordar mejor determinados conceptos.

La digitalización de los procesos, tanto en el trabajo como en el estudio, ha dejado algo de lado la facultad de la memoria. Ahora no necesitamos recordar tantas cosas que tenemos a un clic del ordenador o del teléfono. Sin embargo, en los exámenes de las oposiciones tendremos que enfrentarnos de nuevo a situaciones para las que se requiere una memoria ágil. No queda otro remedio que rescatarla.

En la nemotecnia se proporcionan diversos métodos para asociar conceptos planos o difíciles de recordar con signos o imágenes más fácilmente reconocibles. Vamos a señalar algunos de los más comunes:

Técnica de la historia
Consiste en inventarse una historia en cuyo interior se encuentre la información importante que se quiere retener. Por lo general, las personas recuerdan mejor los hechos o los relatos que los datos fríos y sin contexto.

Técnica del lugar
Se trata de asociar lugares a los términos que se quiere recordar.

Técnica de las iniciales
Se construye una palabra con la inicial de cada uno de los términos que se desea retener. Ayuda más si la palabra tiene sentido y está unida a alguna experiencia personal.

Técnica de los números
Cuando hay que memorizar un número largo, una opción es convertir ese número en palabras, donde cada una de ellas tiene la misma cantidad de caracteres o sílabas que el número que se debe retener.

En Internet se pueden encontrar muchos recursos que hacen referencia a la nemotecnia. Por ejemplo, este libro de Luis Sebastián, de consulta libre. En cualquier caso, asimilar estas reglas ayuda a resolver parte del trabajo de opositar. La planificación, el trabajo regular y la guía adecuada de profesionales son otros factores que ayudan a conseguir el objetivo y superar las pruebas.

Comparte esta entrada:

Categorías